miércoles, 6 de febrero de 2013

Si no vas a tocar a mi perro, no le llames

Resulta que vas paseando con tu tranquilisimo perro por la calle. Y te cruzas con alguien, da igual que sea conocido o desconocido. Bien, pues esta persona, decide, llamar a tu perro, silvarle, o decirle algo con voz de giliiii o generar algun tipo de graznido para atraer la atención de tu animal.
El animal, como buen animal que es, decide acudir a su demandante... pero resulta, que el tipo solo lo hacía para llamar la atención, y nada quería saber del perro. 
Se aleja, pero sigue llamandolé, a todo esto, mi mano sujeta la correa que sujeta al perro que está tirando de ella... conclusión: me duele el brazo, porque a un listo se le ocurre llamar al perro sin intención ninguna. Solo en plan: " ey! No me conoces, ni tu ni tu perro, pero quiero caerle bien, por eso le digo cosas. Eso sí, ni me lo acerques, que voy de blanco y me va a manchar el pantalón. "

Esa gente me saca de quicio, no tienes por qué caerme a mi, al perro no le vas a caer mejor o peor simplemente por silvarle o decirle tres palabras tontas, así que, por el bien de mi brazo, y la salud mental de mi mascota, ESTATE QUIETO Y CALLADITO !

Eso es todo amigos, simplemente una clase básica de como comportarse con las mascotas ajenas.

Ya que estoy, os dejo una fotico de Nona, para que veáis que sigue siendo un cachorrillo inofensivo.


6 comentarios:

  1. jaja vaya desahogo! la verdad es que no me imagino mucho la situación ¿el hombre seguía andando y llamaba a nona? ¿¿?? en fin vaya personaje. Peor es que la cojan y te la quieran raptar ;-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más grave es que no ha sido ni una ni dos veces, y no la misma persona... a la gente en general, le gusta hacer esas cosas....

      Eliminar
  2. Veo a Bella al fondo! Está como la mía, bien guardadita en su caja ;)

    ResponderEliminar
  3. Luison, de parte de Abel6 de febrero de 2013, 23:07

    ¿Y si te silbamos a ti qué pasa, hombretón? gggrrrr...

    ResponderEliminar