viernes, 25 de julio de 2014

Depilación con cera, mi experiencia...

Como un cerdo que va al matadero, así iba yo hacía la esteticista.

Y es que hoy me he hecho la cera. ¿En qué partes de mi cuerpo? Pues piernas, completas, pecho, espalda y axilas. 

Una vez destapado el pastel os cuento.
Resulta que el otro día dije: oye, ¿por qué no me hago la cera? Sobretodo era porque las camisetas siempre tengo pelitos que atraviesan la tela, y en las camisas igual... lo de las piernas, era más porque ya que estaba... La espalda porque tengo una mancha oscura en la piel, y sólo me sale pelo en ese lado... así que para igualar con el lado en el que no tengo pelo, tocaba pasar por la camilla. Lo de las axilas en realidad es que me ha liado la esteticista... ha dicho: ¿Oye y por qué no lo haces también? y ya que estaba en caliente... pues nada, "from lost to the river".

El caso es que te desvistes, te quedas en ropa interior, y sin más miramiento, empieza una señora muy simpática a extender cera por las piernas. Y de la misma forma, sin dar muchas más explicaciones, comienza a dar tirones. Te intenta engañar hablándote a la vez, para que no te duela tanto, y posiblemente funcione, pero el caso es que duele.

El caso es que tirón a tirón empieza a subir la temperatura, literalmente, empiezas a sudar del dolor... yo no soy muy de quejarme, pero sí sufría. 

De todas las partes de mi cuerpo, la que más me ha dolido ha sido el esternón... justo en medio del pecho. Los pelos estaban más duros que en las piernas, o que en la tripa, estaban bien agarraditos, y ha sido como si me hubieran dado un puñetazo en el pecho... Mucho dolor.

Y ahora, unas horas después de haber sufrido ese dolor, sigue doliendo. Bueno en realidad ahora escuece. No sé si me lo volveré a hacer... duele, y en el bolsillo también, han sido 45€ (aprox)... cierto es que la mujer ha gastado mucha cera, y muchas bandas... pero aún con esas...



No hay comentarios:

Publicar un comentario