jueves, 9 de agosto de 2012

Crecer es una mierda

Hoy, en un descanso en el curro, una compañera a la que mantendremos en el anonimato ha dicho una frase más cierta de lo que incluso ella creía:

"No os pasa, que ahora de mayores, pisáis menos mierdas que de pequeños?"

La frase no está, ni mucho menos, sacada de contexto, ha sido así, tal cual.

Y la respuesta parece obvia: SÍ, CLARO QUE ME PASA.

Pero la razón no lo parece tanto: hay más mierdas, porque hay más perros. Tengo el pie más grande que cuando era pequeño, así que debería pisar más. Recorro más caminos que cuando era pequeño, así que tengo más probabilidades.
Sin embargo está la otra parte: pongo más atención al andar, por eso piso menos.

Y esto, amigos, es la parte triste. Ahora me preocupa demasiado donde van mis pasos, o que les pasa a mis zapatos, ando cabizbajo, mirando lo que va a venir. Cuando era niño no me importaba nada de eso, simplemente miraba al cielo, imaginaba, pensaba (o no), simplemente soñaba con los ojos abiertos.
Pisar una mierda no era un drama, ni tropezarme, ni caerme, simplemente había que levantarse de nuevo. Ahora te haces mayor, y parece que caerse va a ser lo peor que pueda sucederte: todo lo contrario! Caete, toma aire, levantate y sigue tu camino. 

Hemos crecido, y en vez de perder el miedo, lo hemos hecho aún más grande... 

3 comentarios:

  1. Jajaja Muy bueno!

    Nunca me habría imaginado que podrías hacer una entrada así de esa gran frase de la persona anónima... :p

    Será que ultimamente estás sensible! jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de esa persona se pueden sacar muchas grandes.... vaya tela.........

      No estoy tan sensible, aunque a lo mejor es por la adopción de nona.....

      Eliminar
  2. ¿Sabes quien no echa de menos mi infancia? Mi madre, que es la que tenia que limpiar la mierda de las zapatillas. xD

    ResponderEliminar