lunes, 6 de agosto de 2012

Rascafría o Alicante?

Amigos, el sabado fui a pasar el día a Rascafría. Para el que no lo conozca, Rascafría es un pueblo situado en la zona noroeste de Madrid. 

Allí me fui con Sonia y con Esther, fuimos a pasar el día a unas piscinas naturales que hay, y que se llaman las presillas. En realidad son mini presas, donde el agua queda un poco estancada, y la gente tiene permitido el baño. Como concepto no está nada mal: naturaleza, baño, agua helada...


El sitio está muy bien cuidado, dispone de una pradera preciosa, llena de césped y con arboles a los lados. Que quieres sol? Pues al césped, que quieres sombra, pues buscate un arbol rápido porque según se acercan las 12.00 a.m. se empieza a llenar de gente que da miedo. 

Hay algunas normas, poco respetadas por la gente: Prohibido usar sillas y mesas en la zona de la pradera, porque el césped se machaca, y perderíamos el encanto convirtiendo el pasto en un barrizal. Prohibido jugar a juegos de pelota... cuando aquello empieza a parecerse a las rebajas con gente everywhere, ya no hay quien controle nada. 
Y la más importante, pero menos escrita de las reglas: Respeta el espacio vital de tu vecino. 
Nosotros a las 11.00 estábamos allí, con nuestras toallas, nuestra nevera repleta de coca-cola, salpicón de pulpo, tortilla y sandía. Para elegir sitio hicimos un cuidado estudio: aquí no, que este tiene hijos y molestan, aquí tampoco que no hay hueco, aquí no, que el sol cuando se mueve nos va a dar de pleno... El caso es que escogimos un sitio más o menos bueno. Según avanzaba la mañana la pradera se fue llenando de gente... gente sin escrúpulos que retiraba tu toalla para pasar si lo veía necesario. Gente que pedía que te apartaras para llegar allí con sus cosas y colonizar tu espacio. GENTUZA. GENTUZA QUE NO RESPETA A NADA NI NADIE, QUE SALTA POR ENCIMA DE TU TOALLA, QUE PISA TUS CHANCLAS, QUE DERRAMA SU CERVEZA EN TUS COSAS....Perdón, que me caliento.

El caso es que pasamos la mitad de la mañana criticando a la gente que veíamos, total como estamos en olimpiadas, y eso en España es deporte nacional.... Y a las 16.00 nos fuimos. Ya hartos de gente, ruido y sin ganas de bañarnos. Eso sí, pasamos por casa, nos pegamos una ducha, y nos fuimos de compras al Gran Plaza 2, a ver más gente, por si habíamos visto poca.

Hay una cosa que debemos reconocer, y es que: los Madrileños somos domingueros incluso los sábados.

2 comentarios:

  1. El problema no es la gente, sino el afán de comparación de la gente "si el vecino tiene silla a ver por qué yo no". Y así, a fuerza de que hay quien no cumple las normas, no las cumple nadie. Una pena, porque creo que el sitio merece ser visitado (tendrá que ser entre semana).

    Pero vamos, si llegas a las 15.00 te fastidias, no pretendas estar en primera línea. Y como bien dices respeta el espacio vital de la gente. Un pasillo mínimo para no cerrar el paso, un espacio para no meterte en la toalla del vecino... Y lo peor, que si les llamas la atención (cuando están machacando tus cosas por arrodillarse encima de ellas por ejemplo) se molestan. Por favor, con lo fácil que es respetar unas normas básicas y convivir...

    Aunque a Esther le vino de lujo el paseito por el centro comercial, que hasta se compró cositas :P

    ResponderEliminar
  2. Es que ni en la piscina tienes a gente pegada a tu toalla, me recordó más a un concierto.... una pena porque el sitio esta chulo si, pero fin de semana imposible!!
    Si, yo en esta entrada añadiría una recomendación de lo bien que está el primark del Plaza Norte 2 jaja

    ResponderEliminar